Un Consejo para los ¡Cuarentones! CUIDEN SU PRÓSTATA.

Esta invalorable sugerencia es una forma de hacer concreta la medicina preventiva y que también es una manera de quebrarle el espinazo a la perversa industria de la enfermedad.

El machismo tradicional nos impide a la población masculina someternos a pesquisas ‘por allá’ que pueden verificar si existe riesgo de cáncer o se sufre de algún mal relacionado con esta glándula a la que es necesario tener bajo la lupa.

Es ya costumbre expresar entre nosotros, es decir, la población masculina algo como: “A mi no me puede pasar, soy un hombre sano y eso de ir a un médico para que me introduzca el dedo por allá, no va conmigo. Tengo sólo 42 añitos.”

Pues bien, eso lo dice un machista vernáculo…como Ud. yo o el vecino, que se niega a visitar al urológo, no obstante algunos pequeños problemas que le han aparecido “por allá” y tienen que ver con ciertos ardores cada vez que suelta la orina y con una inflamación en la próstata que le disgusta, porque sus relaciones sexuales fallan.

Esta historia afecta a más compatriotas de los que uno imagina y según estudios al respecto, 6 de cada 10 varones tienen drama con su próstata.

¿Qué es la Próstata?

La próstata es una de las glándulas sexuales masculinas. Es del tamaño de una nuez y su función es la de producir el líquido seminal que forma parte del semen o esperma. Está ubicada encima del recto y debajo de la vejiga de la orina. Rodea la uretra -el conducto que lleva la la orina desde la vejiga al pene- como una especie de flotante, en el punto donde la uretra se conecta a la vejiga. Cuando la próstata crece, se presentan dificultades al orinar o en las intocables relaciones sexuales.

Hipertrofia Prostática Benigna (HPB) y Cáncer… (¡No te asustes!)

Se da con mayor frecuencia en la población masculina en los varones mayores y es que la próstata sigue creciendo a través de los años sin que ninguno de sus dueños pueda salvarse, así que a partir de los 60, una condición inocua llamada próstata “agrandadao hipertrofia prostática benigna (HPB), suele presentarse y es más común que el cáncer. Sin embargo, muchos de los signos y síntomas de la (HPB) son los mismos que los de cáncer de próstata.

Como ocurre con muchos tipos de cáncer, la detección y el tratamiento tempranos aumentan las perpectivas de curación. Además, el cáncer de próstata es un tipo de mal que crece lentamente. Cuando se desarrolla muy a finales de la vida, como es frecuente, la repercución de la enfermedad puede ser mínima. Muchos varones mayores con cáncer de próstata mueren con el tiempo de causas relacionadas con la enfermedad, pero no por ello se debe permanecer lejos de la mirada de los urológos, porque a veces llega antes.

Hablemos ahora de los síntomas

Según crece el cáncer, se notan ciertos signos o síntomas, como: dificultad al comenzar o terminar de orinar, fuerza reducida del chorro de orina, goteo al final de la micción, micción dolorosa o con ardor, orina en poca cantidad especialmente por la noche, eyaculación dolorosa, sangre en la orina, incapacidad para orinar, dolor continuo en la parte baja de la espalda, en la pelvis, o en la zona superior de los muslos.

La hipertrofia prostática (HP)

La hipertrofia prostática o próstata agrandada es una afección muy común, considerada como una causa natural del envejecimiento, y se da con mayor o menor medida en casi todos los varones de más de 45 años. El aumento de tamaño de la glándula se atribuye a la formación de pequeños nódulos cartilaginosos. Si, además, el tejido que forma la glándula se vuelve rígido, acaba por constreñir la uretra y dificultar el flujo de orina contenida en la vejiga. Las consecuencias, que a la vez, constituyen los síntomas más evidentes, consisten en una necesidad frecuente de orinar (que obliga a la persona afectada a levantarse varias veces por la noche), produciéndose además un chorro de orina limitado e intermitente, y goteo al final de la micción.

Prostatitis

La próstata es víctima de otros males a los cuales se ha de atender. De acuerdo con los urólog@s, la prostatitis es la inflamación debida casi siempre a una infección que se extiende desde el tracto urinario, hasta la próstata. Cuando es aguda, los síntomas manifiestos son dolor en la base del pene, escalofríos y fiebre elevada; si es leve, puede pasar inadvertida y curarse sin tratamiento o bien convertise en un proceso crónico, en cuyo caso, es conveniente consultar con el médic@, que llevará a cabo una exploración a tráves del recto e indicará la realización de un análisis de orina. El tratamiento consiste en la administración de antibióticos, pero en algunos casos, la acumulación de pus requiere hospitalización para efectuar un drenaje.

Complicaciones (HPB)

Si bien los músculos de la vejiga tienden a superar el problema volviéndose más fuertes, por lo general la dolencia se agrava con el transcurso de los años: la próstata sigue creciendo, la uretra se estrecha y la vejiga se ve cada vez más contreñida; además se produce una dilación creciente de la vejiga, obligada a albergar una mayor cantidad de orina.

El especialista explica que la vejiga no queda nunca totalmente vacía, son frecuentes las infecciopnes causadas por los residuos de orina. La complicación más grave se produce cuando, de forma repentina, se interrumpe la posibilidad de orinar (retención aguda), afección muy dolorosa y que precisa tratamiento de urgencia. En los casos de prostatitis crónica, existe la posibilidad de que la próstata se calcifique y se formen piedras.

La aparición de sangre en la orina (hematuria) es uno de los síntomas de una posible hipertrofia prostática. Por ello, es importante que la población masculina (después de los 40) se realicen cada dos años una pesquisa completa del estado de su próstata.

Después de los 40

Según la Asociación Americana del Cáncer, el Tacto Rectal debe formar parte del chequeo físico anual recomendado para los varones mayores de 40 años de edad.

Antígeno específico de próstata (P.S.A., siglas en inglés.)

Es una proteína producida en la próstata que puede elevarse cuando el cáncer está presente. Los niveles de PSA pueden ayudar al médic@ en el seguimiento de una persona con problemas de próstata.

Biopsia de próstata (Punción).

Es hasta ahora, la única manera de determinar si una masa sospechosa es cáncer de próstata. La punción consiste en examinar microscópicamente (Biopsia) una muestra del tejido tomado del área.

Continuará…. En otro artículo sobre este tema (de la Próstata), pero desde la visión holística preventiva de la medicina natural.

Anuncios

Acerca de Black and Sane

Blogger Social Comunitario y Guerrillero Comunicacional. Especialista en elaboración y control de proyectos. Méd.Homeópata: Especialista en Homeopatía procesos quirúrgicos pre y postoperatorios.
Esta entrada fue publicada en Salud y Medicina Natural y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s