Hipertensión (2da. Parte)

Hipertensión (2da. Parte)

En más del 95 por ciento de los casos no se puede identificar la causa de que una persona padezca de hipertensión. A esto se le denomina como hipertensión esencial. Aunque no puede identificarse se sabe que podría ser causada por factores genéticos y el consumo (en exceso de sal.) En muchas ocasiones ocurre en personas con resistencia a la insulina como parte del llamado síndrome X. En los relativamente escasos casos en que puede identificarse una causa ésta puede ser una enfermedad renal (los riñones forman parte del sistema regulador de la presión sanguínea) o hepática o un efecto secundario de algún medicamento.

 Muchos casos de hipertensión son de índole fronteriza o leve (160/104) o menos y responden bien a cambios en la dieta y el estilo de vida. De hecho, en estos casos de hipertensión fronteriza o leve se ha demostrado que muchos tratamientos de este tipo son superiores a los tratamientos por medio de medicamentos recetados. Otro factor en contra del uso de ciertos tipos de medicamentos en casos de hipertensión leve es que estos pueden tener efectos tales como: cansancio, dolores de cabeza, impotencia e incluso un aumento en el riesgo de ataques cardíacos. Esto último resulta paradójico puesto que uno de los propósitos de estos medicamentos es evitar estos ataques. Los diuréticos y los llamados bloqueadores beta son los más riesgosos en este sentido. En casos de hipertensión mayor de (160/104) se pueden emplear las medidas que detallaremos a continuación, pero además se debe consultar al médico (tratante.)

El sobrepeso, hace que el corazón tenga que trabajar más fuertemente. En muchos casos perder peso hace que desaparezca la hipertensión.

 El ejercicio, ayuda a mejorar la condición del corazón. Para ser efectivo no es necesario que sea demasiado intenso. Lo que si es importante es que se lleve a cabo regularmente. El ejercicio con pesas (controlado, es preferible utilizar pesas relativamente livianas y entre 12 y 15 repeticiones) puede ayudar, ya que aumenta la masa muscular lo que ayuda a que el cuerpo utilice mejor la insulina y, esto indirectamente reduce la hipertensión. El aumento de masa muscular también ayuda a reducir de peso, ya que los músculos queman calorías aun cuando estemos descansando.

 No fume, la nicotina aumente la presión sanguínea. Fumar también puede causar daños a las arterias. Dejar de FUMAR ayuda a prevenir muchas de las complicaciones de la hipetensión, entre ellas las apoplejías y los ataques cardíacos.

 Evite el consumo de café (en exceso), y otros productos con elevado nivel de cafeína, el dejar, abruptamente, el hábito de tomar café puede causarle ansiedad.

 Reduzca pero no elimine totalmente el consumo de sal, el sodio cumple importantes funciones en nuestro organismo. Sin embargo, la dieta típica occidental contiene más sodio del necesario. El consumo de sodio puede reducirse eliminando de la dieta alimentos en los que la sal está visible como los pretzeles, virutas de papa (potatos chips), nueces saladas o maní salado. Evite también la sal de mesa. Consuma con moderación otros productos con alto contenido de sal como las aceitunas, el queso procesado y el pescado ahumado.

 Aumente su consumo de potasio, restringir el consumo de sal tiene un impacto mínimo en la presión sanguínea si no va acompañado de un aumento en el consumo de potasio. El potasio se encuentra abundantemente los cambures (bananas), frutas secas, pasas, dátiles, papas (patatas), vegetales marinos (algas), aguacates y albaricoques, entre otros alimentos. Consumir entre tres y cinco porciones diarias de frutas y vegetales (variados) puede ayudar a corregir la sensibilidad a la sal que algunas personas desarrollan.

 Precaución: Las personas que sufren de enfermedad renal no pueden manejar el potasio normalmente y deben restringir el uso del mismo. Si usted padece de una condición renal no incremente su consumo de potasio, ya que podría sufrir trastornos cardiacos.

 Controle el estrés, ya que éste puede elevar la presión sanguínea. Existen diversas técnicas para manejar el estrés que pueden ser de ayuda en la prevención y control de la hipertensión.

Editado por: Arnoldo Humphrey

aahq_Feb. 11´2015


Anuncios

Acerca de Black and Sane

Blogger Social Comunitario y Guerrillero Comunicacional. Especialista en elaboración y control de proyectos. Méd.Homeópata: Especialista en Homeopatía procesos quirúrgicos pre y postoperatorios.
Esta entrada fue publicada en Salud un Derecho Humano y Cristiano y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s