Hipertensión (3ra. y última parte)

Aumente su consumo de ácidos grasos omega-3

 Una forma excelente de hacerlo es consumiendo varias veces por semana pescado de aguas frías como el salmón, las sardinas y la macarela. Se consiguen también cápsulas de omega-3, sin embargo, los omega-3 pertenecen al grupo de ácidos grasos poliinsaturados y una de sus características es que se oxidan fácilmente creando compuestos dañinos. Algunas de esas cápsulas poseen una buena cantidad de aceite oxidado. Por esta razón es preferible consumir pescado (fresco). También se puede consumir una cucharada de diaria de aceite de linaza. Si compra aceite de linaza, hágalo en una tienda donde lo mantengan refrigerado y guárdalo en la nevera para evitar la oxidación.

Utilice un suplemento de vitamina B6

 Se ha encontrado que la vitamina B6 (piridoxina) puede reducir la hipertensión.

Pruebe aumentando su consumo de magnesio

 El potasio interacciona con el magnesio en numerosas partes del cuerpo. Se ha encontrado que un elevado consumo de magnesio está asociado a una presión sanguínea menor. Se cree que los beneficios del magnesio en casos de hipertensión son mayores en personas que tienen un nivel bajo de magnesio. Esto es muchas veces causado por el uso de diuréticos. En casos en que no hay una deficiencia puede que no surta los efectos deseados. Se puede probar un suplemento de magnesio durante cuatro semanas para determinar si es de ayuda. También puede aumentarse el consumo de alimentos ricos en magnesio como: productos lácteos, pescado (salmón, sardinas, etc.,), vegetales (de hojas verdes), granos (integrales), habichuelas, carne de soya, tofú, arroz (integral), millo, manzanas, aguacate, ajo, albaricoque, cambures, y carnes (pollo, pavo, etc.,)

Pruebe aumentando su consumo de calcio

 Se ha encontrado que el calcio puede ayudar a reducir la hipertensión en personas sensibles a la sal y en las personas de color negro. Se ha encontrado también que el citrato de calcio produce mejores resultados que el carbonato de calcio.

La vitamina C

 Las personas con bajos niveles de vitamina C, tienden a tener la presión sanguínea más elevada que las que tienen mayores niveles de esta vitamina. Dosis de 500 miligramos diarios de vitamina C han ayudado a reducir significativamente la hipertensión. Se cree que los efectos de la vitamina C sobre la presión sanguínea se deben a su actividad como antioxidante o a sus efectos moduladores del óxido nítrico, una sustancia con efectos vasodilatadores.

La vitamina E

 Las propiedades antioxidantes de la vitamina E, ayudan a reducir la hipertensión. En adición, muchas personas que padecen de hipertensión tienen niveles bajos de vitamina E. Una forma de vitamina E que parece ser particularmente útil es la vitamina E gamma tocotrienol. Una dosis sugerida es de entre 200 y 400 unidades internacionales (U.I) de una forma de vitamina E en la que haya una mezcla de tocoferoles y tocotrienoles.

Si ronca busque ayuda

 Las personas que ronca son más susceptibles a padecer de hipertensión. Si usted ronca busque tratamiento para esta condición. Roncar puede causar una deficiencia de oxígeno y colocar una pesada carga sobre el corazón y los pulmones. Muchas veces con sólo reducir de peso se eliminan o reducen los ronquidos. En otros casos puede haber algún tipo de obstrucción que causa el problema y en algunos casos, puede ser señal de otros problemas de salud cuyas causas deben ser investigadas por el médico tratante.

Consuma apio

 El apio, contiene una sustancia que en estudios con animales ha reducido la presión sanguínea entre doce y catorce por ciento y el nivel de colesterol en alrededor de siete por ciento. Una dosis humana equivalente a la utilizada, en estos estudios, se consigue consumiendo uno a cuatro tallos de apio. (lavarlos bien, ante de consumirlos).

El ajo y la cebolla

 El ajo y la cebolla, también han demostrado poseer la capacidad de ayudar a reducir la presión sanguínea, además que ayudan a disminuir el nivel de colesterol.

Editado por: Arnoldo Humphrey

aahq_Feb. 13’2015

Anuncios

Acerca de Black and Sane

Blogger Social Comunitario y Guerrillero Comunicacional. Especialista en elaboración y control de proyectos. Méd.Homeópata: Especialista en Homeopatía procesos quirúrgicos pre y postoperatorios.
Esta entrada fue publicada en Salud un Derecho Humano y Cristiano y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s