Parte 3 de 4, edición final: Las vitaminas y los antioxidantes, ¿bajo ataque?

Parte 3 de 4, edición final: Las vitaminas y los antioxidantes, ¿bajo ataque?

Los intereses farmacéuticos y químicos de la editorial de Cochrane Library, John Wiley & Sons Ltd.

Cochrane Collaboration ha declarado que sus principales tareas están siendo financiadas por los derechos de su editorial, John Wiley and Sons Limited, y que éstos provienen de las ventas de suscripciones a The Cochrane Library. Incluso en este caso resulta que las cosas no son tan sencillas como parecían en un principio. Por ejemplo, el negocio científico, técnico, médico y académico de Wiley es conocido como Wiley-Blackwell, y publica más 300 de revistas médicas, entre las que hay que destacar: Cancer, la principal revista de la American Cancer Society, Cancer Science, la revista oficial de la Asociación contra el Cáncer japonesa; el European Journal of Cancer Care; Diabetic Medicine, la publicación de Diabetes UK; HIV Medicine, la revista oficial de la British HIV Association (BHIVA) y la European AIDS Clinical Society (EACS); el International Journal of Gynaecological Cancer, la revista oficial de la International Gynaecological Cancer Society y la European Society of Gynaecological Oncology, y el Journal of Interventional Cardiology.

Además, también hay que destacar la adquisición por parte de Wiley en 1996 del VCH Publishing Group, la publicación de las empresas farmacéuticas y químicas alemanas, haciendo de ella una de las editoriales de química más grandes del mundo.
Así pues, resulta evidente que Wiley, como editorial de The Cochrane Library, tiene un claro interés personal en la promoción de la medicina química y farmacéutica. Desde su punto de vista, dar publicidad a alternativas naturales no patentables, como las terapias de vitaminas, podría ser una ‘seria’ amenaza para sus futuros beneficios.

El objetivo final de los investigadores de Cochrane: “medidas políticas urgentes” para regular de forma estricta los suplementos antioxidantes. Sorprendentemente, debido a la agitación mediática provocada por la publicación del estudio Cochrane, se prestó muy poca atención al objetivo final de los investigadores.

En unas declaraciones en un artículo del Medical News Today, los investigadores solicitaron “la instauración de medidas políticas urgentes” para una regulación estricta de los suplementos antioxidantes. Resulta todavía más interesante que el artículo del Medical News Today parece deducir que Christian Gluud (más que Goran Bjelakovic) fue el principal autor del estudio, y cita en particular a Gluud diciendo que “sin duda”: “tendríamos que pedir a las autoridades legislativas se atreviesen a regular la industria para que no sea dependiente desde el punto de vista financiero de la propia industria.”
Por supuesto, si la crítica de Gluud hubiese estado dirigida a las empresas farmacéuticas (en el sentido en que las autoridades legislativas de prácticamente todo el mundo son muy dependientes de los derechos de patentes y otros ingresos de la industria farmacéutica), se trataría entonces de una crítica razonable. Por el contrario, tradicionalmente, en la mayoría de los países las compañías de vitaminas han contribuido muy poco o casi nada, desde el punto de vista financiero, a las autoridades gubernamentales encargadas de su regulación.

Es importante señalar por tanto que Gluud olvidó mencionar este hecho relevante.
Por tanto, los periodistas más emprendedores (y por emprendedores entendemos periodistas que prefieren hacer sus propias investigaciones, no aquellos que toman el camino fácil y simplemente se limitan a tomar la conferencia de prensa de Cochrane Collaboration como base para sus artículos) deberían darse cuenta de que la reivindicación de estos investigadores pidiendo una regulación más estricta no es nueva, puesto que llevan haciendo las mismas declaraciones desde hace cuatro años ahora.

Del mismo modo, por ejemplo, en un estudio anterior de Cochrane, publicado en octubre del 2004, los mismos investigadores se las arreglaron para demostrar que no existían pruebas concluyentes sobre los efectos beneficiosos de los suplementos antioxidantes en cánceres gastrointestinales o en la mortalidad en general, y que el betacaroteno, la vitamina A, la vitamina C, y/o la vitamina E aumentaban la mortalidad en general. De forma significativa, declararon abiertamente en su estudio que “los suplementos antioxidantes deberían estar sometidos a la misma regulación que los medicamentos.”
También, durante ese mismo mes, Bjelakovic, Gluud y otros dos componentes de su equipo publicaron un estudio en Lancet, en el que dijeron que “no habían podido encontrar pruebas que demostraran que los suplementos antioxidantes pudiesen prevenir el cáncer gastrointestinal” y que, “por el contrario, parecían aumentar la mortalidad en general.”

La coordinación de ambas publicaciones en octubre del 2004 fue muy importante, puesto que centraron la atención de los medios de comunicación de todo el mundo tan sólo unas semanas antes de que tuviese lugar una reunión crucial del Codex Comittee on Nutrition and Foods for Special Dietary Uses (CCNFSDU), cuyo orden del día en esa ocasión incluía una reflexión sobre unas pautas restrictivas globales propuestas relativas a los suplementos vitamínicos y minerales. Patrocinados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, las principales funciones de los comités Codex, consiste en elaborar normas y directrices para las industrias alimenticias y de suplementos alimenticios de todo el mundo. Los de Codex son vinculantes de acuerdo con la Organización Mundial del Comercio (OMC), que los utiliza como punto de referencia a la hora de deliberar en conflictos comerciales internacionales relacionados con productos alimenticios. Es por ello que los países miembro de la (OMC) suelen basar su legislación nacional sobre alimentos en las normas y directrices Codex, no sólo como medio de promoción del comercio internacional, sino también para evitar que se presenten onerosos conflictos comerciales contra ellos en la (OMC).

Por tanto, resulta significativo que las directrices propuestas para los suplementos vitamínicos y minerales por Codex hayan estado sometidas a virulentas propuestas en todo el mundo durante muchos años, y como consecuencia, su aprobación está paralizada básicamente desde mediados de los años 1990. Sin embargo, puede que debido en parte a los esfuerzos de Bjelakovic, Gluud y su equipo, la reunión del CCNFSDU del 2004 decidió que las directrices debían progresar para su aprobación final en el paso 8.

Finalmente, en lo referente al objetivo final de los investigadores de Cochrane, hay que resaltar también que Bjelakovic y Gluud escribieron un editorial especialmente revelador el 16 de mayo del 2007, publicado en el Journal of the National Cancer Institute. Hablando sobre un estudio en el que se afirmaba que el consumo de complejos multivitamínicos podía aumentar el riesgo de contraer un cáncer de próstata avanzado o mortal, declararon que los autores de dicho estudio “añadían datos a las cada vez más numerosas pruebas que cuestionaban los beneficios de los comprimidos de vitaminas para las poblaciones bien nutridas y subrayaban la posibilidad de que los suplementos antioxidantes tuviesen consecuencias inesperadas para nuestra salud”.

En la conclusión de su editorial, Bjelakovic y Gluud sugirieron que los suplementos deberían someterse a unas pruebas para saber cuáles eran sus beneficios y perjuicios antes de entrar en el mercado, e insinuaron que debían recibir el mismo trato que los productos farmacéuticos. Como era de esperar, por supuesto, olvidaron mencionar que dichas pruebas tendrían un coste prohibitivo para sustancias no patentables, como las vitaminas, y que sólo las sustancias patentables, como los productos químicos sintéticos, daban la posibilidad de recuperar el alto coste invertido. Como tal, teniendo en cuenta la absurda deducción de Gluud, que decía que las autoridades legislativas eran “dependientes desde el punto vista financiero” de la “industria (de las vitaminas)”, en contraposición a la industria multimillonaria de medicamentos químicos sintéticos, parecería que tanto él como Bjelakovic están desarrollando una costumbre de ignorar no sólo los estudios relevantes, sino también datos importantes.

La influencia de los grandes medios de comunicación.

Después de la oleada de propuestas surgida a raíz de la reciente publicación de Cochrane, no tardaron en aparecer pruebas que demostraban que algunos editores de periódicos habían presionado a sus periodistas para que la respaldaran. La escritora y periodista británica Rachel Johnson, por ejemplo, escribió un artículo titulado “Not so vital vitamins” (Vitaminas no tan vitales) para el Sunday Times en el que citaba al estudio, y decía que comprar vitaminas era malgastar el dinero, alegando que su consumo podía acortar la esperanza de vida.

Posteriormente sin embargo, tras haber sido obsequiada con un artículo (en el que se citaba una investigación publicada en el International Journal of Cancer) en el que una investigadora que afirmaba que las vitaminas podían acelerar el desarrollo del cáncer admitía haberse equivocado, Johnson confesó que “sabía que había algo turbio” en el estudio Cochrane pero que estaba “bajo presión para respaldarlo” aunque pensara “que era imposible sostener cualquiera de las conclusiones sobre el consumo de vitaminas.”
¿Pero por qué Johnson estaba presionada? ¿Podía tener algo que ver con el hecho de que entre los anunciantes más recientes de las revistas Sunday Times había empresas como Garnier, una filial de L’Oreal (que es la empresa más grande del mundo y posee en la actualidad el 8,7% de las acciones de una de las empresas farmacéuticas más grande más grande del mundo, (Sanofi–Aventis); Boots, el principal mayoristas y minoristas farmacéutico; y BUPA, el principal proveedor de seguros de salud del Reino Unido?

Fuente: http://www.dr-rath-foundation.org
Edición y (Traducción no-oficial) por: Arnoldo Humphrey

aahq – Marzo 25’2015

Anuncios

Acerca de Black and Sane

Blogger Social Comunitario y Guerrillero Comunicacional. Especialista en elaboración y control de proyectos. Méd.Homeópata: Especialista en Homeopatía procesos quirúrgicos pre y postoperatorios.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s