Conclusión, parte 4 de 4, edición final: Las vitaminas y los antioxidantes ¿bajo ataque?

Parte 4 de 4, edición final: Las vitaminas y los antioxidantes ¿bajo ataque?

Conclusión.

Como ocurrió también en el caso del estudio Cochrane y del Lancet en el 2004, la publicación de este último meta–análisis de Cochrane llega en un momento crítico de la batalla internacional por mantener el libre acceso a las terapias de vitaminas no patentables.

La Comisión Europea, con la ayuda y el apoyo de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, siglas en inglés), está en la última fase para establecer unos niveles máximos permitidos para los suplementos vitamínicos y minerales. En la actualidad, se espera que dichos niveles se anuncien en algún momento antes de enero del 2009 y, en muchos casos, las dosis permitidas serán bastante inferiores a las necesarias para prevenir enfermedades crónicas y promover una salud sana.

Mientras, en Canadá, Nueva Zelanda, Estados Unidos y muchos otros países, también están tomando medidas legislativas para aprobar restricciones para la disponibilidad de terapias naturales. Por lo tanto, si estas medidas llegaran a buen término y, posteriormente, los pacientes se viesen obligados a comulgar en el altar mortal de la farma–medicina, se producirían millones de muertes que de otro modo podrían haberse evitado mediante la aplicación de la investigación en la Salud Celular.

Teniendo todo esto en cuenta, la pregunta que debería plantearse es si las medidas deliberadas de los investigadores de Cochrane (al apoyar y alentar a aquellos que quieren adoptar medidas draconianas para los suplementos vitamínicos) son potencialmente punibles como delito. Hagamos un breve resumen para responder a esta pregunta.
Primero, sabemos que la investigación en Salud Celular puede posiblemente salvar millones de vidas.

También sabemos que la mayoría de los medicamentos prescritos no funcionan para la mayoría de las personas, y que las reacciones adversas a los medicamentos se encuentran entre las causas de muerte número 4 y 6 en pacientes hospitalizados en Estados Unidos. Y, si finalmente se prohíbe a las personas tener libre acceso a las terapias medicinales naturales y seguras, los medicamentos farmacéuticos serán la única opción que les quede disponible.

En lo que se refiere al reciente meta–análisis de Cochrane, sabemos que las dos organizaciones que lo apoyaron (el Knowledge and Research Centre for Alternative Medicine (ViFAB) en Dinamarca, y el Copenhague Trial Unit’s Centre for Clinical Intervention Research, situado en el hospital universitario de Copenhague, Rigshospitalec, también en Dinamarca) tienen una clara tendencia hacia la medicina farmacéutica y una vinculación muy cercana al gobierno danés, que está en contra de los suplementos vitamínicos y minerales.

Además, también sabemos que la mayoría de los fondos de Cochrane Collaboration provienen de organismos con una fuerte vinculación y apoyo a la industria farmacéutica, y que Wiley, la editorial de The Cochrane Library, tiene un interés personal en promocionar la medicina química y farmacéutica.

Finalmente, y puede que sea el dato más importante de todos, sabemos que las principales áreas de trabajo de Christian Gluud, uno de los principales autores del meta–análisis de Cochrane, son la investigación y el desarrollo farmacéutico, y que tiene varios conflictos de interés y relaciones con organizaciones con una clara tendencia institucional hacia la medicina ortodoxa. Por tanto, teniendo en cuenta todo lo anterior, cuando Gluud y sus colegas demandan “medidas políticas urgentes” para la regulación severa de los suplementos (vitamínicos y minerales), ¿Qué podemos concluir? ¿Debemos creer que todos los conflictos de interés anteriormente citados son pura coincidencia, y que los actuales esfuerzos de Gluud y sus colegas para desacreditar a las terapias de vitaminas no patentables no intentan salvaguardar de alguna manera los intereses de la industria farmacéutica mundial y su Inversión “Negocio con Enfermedad”?

Finalmente, creemos que los datos aquí presentados tienen suficiente peso como para que cualquier persona razonable rechace las reivindicaciones de plano. De hecho, esperamos que los encargados de organizar la campaña “las vitaminas provocan una muerte prematura” rindan cuentas por sus actos.

La justicia prevalecerá. La salud y las vidas de millones de personas dependen de ella.

Si quiere más información sobre este tema, visite:
ANH refuta el último metanálisis anti-vitaminas

aahq – junio 26’2015

Anuncios

Acerca de Black and Sane

Blogger Social Comunitario y Guerrillero Comunicacional. Especialista en elaboración y control de proyectos. Méd.Homeópata: Especialista en Homeopatía procesos quirúrgicos pre y postoperatorios.
Esta entrada fue publicada en Salud y Medicina Natural y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s